No sigo religión alguna

El rezo del rosario, el Padre Nuestro
lo dejó mi cerebro en el olvido,
y que ahí por favor se quede, pido,
que talante no luzco de cabestro.

Pues como bien contaba aquel maestro
nadie me santiguó recién nacido,
si como galgo yo salí del nido
no pagaré al sistema mi secuestro.

Me sobran las razones del por qué
seguir no sigo religión alguna
que pretenda amargarme más la vida,

porque a mis años ya de sobra sé
que quien con prohibiciones desayuna
más tarde o más temprano se suicida.

2 Me gusta