¡No intentes descifrarme!

“En el mar de una mujer,
pocos naufragan de noche;
muchos al amanecer”
(Antonio Machado).

Nada sabes de mí.
Cuando perdí mi norte,
quise alcanzar
todos los puntos cardinales.
Ahora, las catedrales
me parecen pequeñas
y mi incógnita es el tiempo.
¡No intentes descifrarme!
Déjame solamente,
volver a alcanzar mi norte
para poder apreciar
el violeta en el diamante
y abanicarme en las tardes,
…suavemente.

11 Me gusta

Se me presenta tu poema como un enigma en sí mismo, un viaje de autodescubrimiento que me lleva como lector a reflexionar sobre la búsqueda interior y la belleza en lo sutil y delicado.

Bravo poetisa.

1 me gusta

Muy bonito, Lucía. :heartbeat:Enhorabuena

1 me gusta

Tan bello, Lucía! :clap: :clap: :clap: :heart: :kissing_heart:

1 me gusta

Precioso!!
Hay tantos enigmas en una mujer. Siempre me encanta leerte, estimada poeta. Abrazos cariñosos. :hugs:

1 me gusta

Precioso, @luciagomez1956 :bouquet::bouquet::bouquet:

1 me gusta

Asentando tus pasos en este bello poema!
Me encantó por su autoafirmación…
Un abrazo, Lucía!:rose::rose:

1 me gusta

Un símbolo hermoso con tal sutileza en el lirismo que cautiva en niveles de hipnosis . Lo aplaudo.