Ninfeácea

Me cobijo debajo del calor de mi jaula.
Ya no hay cinta que cierre esta piel.
Me rompo bajo mi promesa nula,
me hundo en mi barco de papel.

En mi torso se agrietan las hojas,
se retuerce el dolor, y mi declive
premiado dictador entre los axiomas.

En bruto quedaron las notas,
en neto perdí hasta el aire del que vive.
Botella de palabras,
mensaje ahogado sin llegar a costas.

Gárgaras con agua santa,
menta masticada en malas lenguas.
Voz en garganta que quebranta.
Sal para esta sangre de carencias.

El frío, más que doler, me quiere.
El dolor en el amar, me hiela.
El querer en su helar, me hiere.

12 Me gusta

Bellísimo!!
Felicidades :clap: :clap: :clap: :clap:

Nos obsequias un poema intenso que refleja la lucha interna, el dolor y la desesperación.

Bellas letras con imágenes vívidas y una sensación de desolación profunda.