Niebla

Blanquecino espejismo del espacio,
insomne cabezal, banal frazada
que cubres mis anhelos con tu nada.
Sudario en transparencia, frío y lacio,
claridad cenicienta, desalmada,
canicie del relente que, despacio,
en mi entorno levantas un palacio
pletórico de luz distorsionada
y pálidos reflejos de apatía…
No, no apagarás tú mi mediodía,
ni el destello del sol en mis amores.
Aunque ciegues, blancuzco, mi ventana,
vive en mí quien da vida a los colores.
Y es su luz –¡blanca, blanca!– mi mañana.

9 Me gusta

Niebla que se disipa por tus luminosos versos, poeta!!!

Sublime!! No te había leído antes @Joan.Enric y escribes espectacular

1 me gusta

Es que soy nuevo aquí… ¡Gracias!

2 Me gusta

Una maravilla de soneto, compañero! :clap::clap::clap:
Bellas metáforas que describen la niebla…
Un abrazo, Joan!

¡Muchas gracias, María!

1 me gusta

Versos plenos de musicalidad.
Me ha encantado
Saludos

Qué maravilla!!
Somos ese prisma, a través del cual la blanca luz se deshace en infinitud de colores…
Un gran gusto leerte, @Joan.Enric!!

Mil gracias, Amalia. Nunca hubiera pensado ser leído en Argentina y por alguien tan versado como tú. Un honor.

Como los que se desprenden de tus versos, Silvia! Mil gracias.

1 me gusta

Muchas gracias, @Joan.Enric, un gusto!!