Monólogo

Otra vez he ido a buscarte
y nuevamente vuelvo con las manos vacías.
Cada día temo más la posibilidad de encontrarte,
porque si te encuentro…
¿Que he de hacer a estas alturas de mi vida?
¿Qué he de ofrecerte?
¿Mi cansancio?
¿Los años que no viví contigo?
¿Los hijos que no tuvimos?
¿Los sueños que no compartimos?
Podría ofrecerte mi ahora sin mañana.
Alguna anécdota de juventud
por lo inocente, divertida.
Tal vez tú podrías explicarme
el Ulises de Joyce algo mejor
quizá me resultase así menos pesado.
Ver otra vez la película Laura,
escuchando junto a ti, sus maravillosos diálogos
o dar un corto paseo junto al mar
-si no hiciese frío-.
Hablar de lo que habríamos hecho y no hicimos
quien sabe, lo que podríamos decirnos.
Sigo dándole a la mecedora
y hablándole al espejo como si hablase contigo.

13 Me gusta

Excelente poema sobre lo que nunca termina de ser y, sin embargo, ha sido tan fundamental en la vida . Enhorabuena. Saludos.

1 me gusta

Muchas gracias por su lectura y su amable comentario

1 me gusta

Muy agradecida por su lectura y su comentario

2 Me gusta

Hermoso y nostálgico!

1 me gusta

Gracias por su tiempo y su amable comentario

1 me gusta