Monólogo fugaz

“¡Que lindo día!”
eso que aún está
despeinado, pensé…

Mientras que allí en mi cama,
podía verla sentada.

El grandioso momento terminó
en un ¡tráeme un peine!

1 me gusta