Memorias de Doñana

Era verano.

La Aurora presurosa
apartaba la cortina
de pinos para dejarse ver.

Orquesta temprana
entonaba un primer rayo:
trinos,
ternas,
por turnos,
en torno
al codiciado piñón.

Desde el suelo hasta la cruz
____________________________[de las ramas
pinceladas azules en el aire
trazadas por rabilargos.

¡Qué gozo pisar arena blanca!
no quema,
es página
de historias nocturnas recientes.

¿Qué lineas
dejó escritas el escarabajo?
__________________________[en morse.

Aquí firmó una culebra
dando fe de que el zorro fue honesto.

Remontar una duna
es como el verso deseado:
avanzar, retroceder, avanzar.

Una vez llegados a la divisoria:
el mar.
¿Qué digo?
El océano
cuya siguiente orilla no habrá aún despertado
-o sigue trasnochando-.

A espaldas del océano, el mar
verde.
Surca las olas de acículas
el águila de Adalberti.

En los pies más añosos,
ferretería emplumada
de espátulas blancas,
agujas colinegras,
cabezas de chorlito,
leucocéfalas malvasías.

¿Quién moverá con esa maestría los hilos
de las cometas pardas y negras
de colas en uve,
de alas afiladas,
cuando cortan
la limpieza azulada del cielo?

Certera se sumerge una flecha
de punta roja,
vuelve a su atalaya con su pesquera.

Tiene las patas muy largas el pudor,
oculta su cabeza en el agua
auto-convenciéndose
de que los demás no lo ven,
vertiendo con suavidad
sus colores de atardecer
en la marisma.
Como buen flamenco
es marisquero, de camarón.

Al final del carril polvoriento
un eucalipto imposible de abrazar,
más allá de sus raíces
islotes de tallos finos
dejaron las aguas como recuerdo
sobre un mosaico detenido
de teselas hexagonales.

De súbito el cielo oscurece.
Al compás del día
comienza a caer a plomo
en la sequedad del terreno
cuales gotas cenicientas
una bandada de chotacabras.

Se hace la noche
desde Malandar al Cerro del Trigo,
se apagan los corrales y Mata Gorda,
La Rocina y el Abalario.

Ha llegado el momento de poner fin
a la jornada,
encender la linterna,
encaminarnos al punto que se aproxima
satisfechos,
a pesar de no haberlo visto
ni oído
en todo el poema.

¡Ahora! ____ ¡Ahora! ____ ¡Aho-

Llevaba un conejo en la boca
el lince ibérico.


*Al Parque Nacional de Doñana, Humedal de Importancia Internacional, Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, y aún así… amenazado

6 Me gusta

Oh!! Una maravilla de versos con el aroma salobre de la marisma y de los pinos y los sonidos auténticos del Coto!! El que no lo haya vivido, lo habrá sentido en tus hermosos versos… No sé si leíste el que yo le dediqué a Doñana.
Vida propia en este espacio natural!!
Felicidades por este bello poema, amigo!! :clap::clap::clap::heart_eyes::heart_eyes:

1 me gusta

Este poema viene de la conversación que tuvimos ayer. Te lo dedico. He recopilado todos los elementos representativos del Parque Nacional desde mi óptica y desde aquella experiencia personal que tuve y que el tiempo me está enseñando lo privilegiada que fue.
Pude leer un poema tuyo que le dedicaste a la marisma pero si tienes más los tendré que buscar, amiga. Muchas gracias por estar siempre como apoyo :flamingo::paw_prints:

1 me gusta

Pues muchas gracias, amigo por esa dedicatoria de este poema tan bonito!
Ya sabes que esa temática me encanta. Aún recuerdo el del puente del Ajolí, me gustó mucho!
Te voy a enviar el que te he dicho de Doñana, a lo mejor lo subo algún día por aquí también.
Te seguiré leyendo, querido amigo. Abrazos de nuevo…y a escribir lo que te salga del alma…:heart_eyes::kissing_heart:

1 me gusta

Lugares desconocidos que ahora con tus bellas pinceladas poéticas nos retratas en el hermoso lienzo de tus Memorias.
Prodigioso relato.
Saludos cordiales, Juan Carlos!

1 me gusta

Muchas gracias. Este poema está inspirado en un lugar que tuve el privilegio de conocer y que es de gran importancia para las aves que hacen migraciones entre Europa y África, además de otras riquezas naturales.
Si mis versos han servido para darlo a conocer, es para mí una grandísima alegría. Saludos cordiales Profesor!

1 me gusta

Un regalo como constelación, a todos los que amamos la naturaleza. Que bien describiste cada parte y cada cosa. Como dijo nuestra colega Mariaprieto: El que no haya estado aún allí, ya por ti un avance y premiado recorrido. Te aplaudo hasta que se me agoten las manos.

1 me gusta

Agradezco muchísimo tu comentario, si mis versos te han podido mostrar algo de este lugar tan especial, para mí es un gran reconocimiento. Un cordial saludo Deisak

1 me gusta

De verdad, he tenido que googlear. Así, cada verso, es dar fe a lo vivido y queda en la memoria.

saludos @Ruache, Juan.

1 me gusta

Te lo agradezco muchísimo, compañero, por tu lectura y por googlear para encontrar alguna imagen de lo que cuento en estos versos. Saludos!

1 me gusta