Memoria

Tuvo que ser al alba,
un instante censurado
lejos de cada cerrojo,
ni un minuto de silencio
y un ruido ensordecedor,
ni una palabra de angustia
ni una oración de perdón.

Tuvo que ser primavera,
la vida llena de miedo
por empezar a vivir,
se encontraba con la muerte.

Tuvo que cantarle algo
a la brisa perfumada
de una noche del final
de la estación de la flor.

Tuvo que bailar un tango,
tuvo que beber café,
y se bañaba desnuda
nunca se mojaba el pelo,
debe estar ardiendo el mar.

Tuvo que ser madrugada,
asomaban los cobardes
en perfecta formación,
tuvo que haber una rosa
tuvo que tener un nombre,
pero sólo hubo una bala
y el inerte cuerpo abstracto
que habitará en una fosa
olvidada en el olvido
por quienes nunca culparon
al perfecto batallón.

9 Me gusta

Ahh que versos más dolorosos, cortar una vida de raíz, me trae al recuerdo la triste realidad de tantos personas enterradas en cunetas o fosas comunes, muy buena memoria!!! :kissing_heart::kissing_heart::kissing_heart:

1 me gusta

Gracias compañera. La única forma de matar a alguien para siempre es olvidándole. Dijo Julia Conesa, una de las trece rosas, que mi nombre no se borre de la Historia…que no se borren.
Un fuerte abrazo

1 me gusta

La lucha es contra el olvido. Muy lindo. Saludos poéticos.

1 me gusta

Tuvo que ser. . . olvido
Gracias. Beatriz :rose:

1 me gusta

Muchas gracias. El olvido, el olvido es el que mata. Un abrazo.