Me he ido tranquilo

Esta es la herida que derrama el dolor
de la sangre de un pueblo.

Con los brazos hacia arriba acaricio el viento
y respiro mi último aliento
porque sé que me voy,
porque sé que me perderé
por los senderos,
por las montañas,
por los ríos de mi pueblo
y por las sonrisas de los más pequeños.

Me despido lentamente antes
de que la bala del odio
me perfore el corazón
y lo rompa en mil pedazos,
mil pedazos de España esparcidos
por los suelos yermos de alegría.

Tendido en el suelo,
con la camisa blanca
y el color de la sangre,
me despido de los hijos que nunca tendré,
me despido de la mujer
y de un país que nunca tuve.

Me han matado padres,
pero me he ido tranquilo.

2 Me gusta

Hermoso poema, Bienvenido a Poémame, compañero!
Un saludo.:rose:

1 me gusta

muchas gracias :relaxed: me alegro que te haya gustado.

1 me gusta