Maya

Un color se une a otro
y brilla,
la palabra se hace verso
y enamora;
roto el amarillo,
sólo queda un lugar
que ya no susurra cuentos,
ni duerme;
la niña ya no está.

6 Me gusta

Una delicia de poema.

¡Saludos!

1 me gusta

Gracias, preciosa :heart:

1 me gusta

También se ha roto el amarillo de las mariposas, Mauricio Babilonia ya no esta.
pero ha quedado su noción de : ¡amar y ya!

1 me gusta

Eso es verdad también. Gracias! :heart:

Que bonito y delicado, poeta!!!

1 me gusta

Muchas gracias! :heart:

1 me gusta