Materno

En mi silencio estás tu, mi origen, lo más remoto.
Hondonada de mi corazón,
historia de mil fragmentos en los que te toco,
las coordenadas se borran cuando te evoco.

Me has dado todo,
me has ayudado siempre,
siempre conté contigo
y me mostraste mejor que nadie lo que es amar.

Me veo con la obligación de transmitir eso,
cuando me siento cegado, recuerdo ese amor.
Luz.
Algo mágico por lo que puedo dar todo.

Predisposición hacia el problema hasta hacerlo comprensible.
Masticable en la boca del retoño mediocre, incipiente, melindre,
aunque se haga grande, hará lo que corre por los de su sangre.

No hallo entraña más metafísica que el amor de una madre.

Antes que tus palabras me educó tu amor,
tu gesto natural y primitivo,
y ya caído o mal actuado yo,
aun sin poder remediar mi veneno,
si contuve esperanza en el ser humano,
ésta no vino de arriba vino de tu legado terreno, cada vez que me brindaste tu mano.

3 Me gusta

Así es Noracris, es algo superior, Muchas gracias. Un abrazo.

1 me gusta