Mandala

Con ala tranquila el mandala
arropa el leve dormitar del aire.
Las cadenas burbujean.

Diversidad formal.

Vibra la piel del timbal,
el ritmo se eriza,
la emoción se tira
a la piscina.

-No me veáis llorar recuerdos-

Surreal ha sido la distancia,
inmortal la unión.

El calor nace del corazón abierto,
la luz de la bóveda de unos labios.

Aquí no respiro enemigos,
la guardia quedó en la última rotonda
urbana.

Acepto toda perfección defectuosa,
todo afecto no impostado.

El tambor escucha nuestras ganas,
la bebida nutre,
el alimento hidrata,
el sol cocina.

Conectan las miradas,
complicidad sonreída.

-No me veáis llorar recuerdos
ni apuntar versos a escondidas-

Se me están cayendo las canas,
callando las penas,
levantando las ganas
de abrazar
la vida,
reconstruirla
desde el cimiento sentido.

Será el ritmo
de la amistad,
la estima,
la rima,
el lagrimal.

Encima
pretenderéis verme llorar recuerdos,
apuntar versos a escondidas.

19 Me gusta

Es importante renacer todo los días así estemos sumergidos en las cenizas, me encanto tu lindo poema. Abrazos

1 me gusta

Muchas gracias. Está hecho con un cariño especial y agradezco aún más que lo aprecies. Abrazos

1 me gusta

No solo aprecio tu magnifico poema sino que me identifico. Gracias por eso

1 me gusta

Se nos cae la vida pero las ganas de vivirla aumentan. Muy hermoso. Saludos cordiales.

1 me gusta

Muchas gracias Sinmi, a veces surgen acontecimientos que te devuelven la felicidad que estaba dormida. Abrazos!!

Arriba los ánimos
A seguir viviendo!!

Buen poema

1 me gusta

Seguimos viviendo y exaltando sentimientos cuando buenos recuerdos de un pasado especial vuelven al presente. Muchas gracias amigo!!

1 me gusta

Ante todo optimistas. Aunque a veces, mostremos nuestra peor cara. Excelente

1 me gusta

Muy agradecido por tu comentario. Un saludo

Hermoso poema que llega mucho…
Se nota que lo haces muy tuyo, amigo. Me gustó mucho! Un abrazo fuerte :blue_heart:

1 me gusta

Es un poema hecho entre la alegría de un reencuentro y el pellizco de lo que quedó atrás. Me alegra mucho que se aprecie que lo hecho mío, con verdad. Muchísimas gracias amiga. Un abrazo!!

1 me gusta

Amigo @Ruache, Hermosos versos!

Confieso que he vivido en carne propia la distancia abismal, creo también que, por ese mismo motivo, el reencuentro fue inmortal.

También, como tú, lo he expresado en uno de mis poemas.

¡Saludos!

1 me gusta

Muchas gracias Horacio, se están viviendo situaciones muy dolorosas y la poesía nos ayuda a reflejarlas. Me alegra tu visita. Un cordial saludo

1 me gusta

Es saludable valorar, primeramente, la concepción de nuestro universo interior y posteriormente la del universo exterior.
Esto habrá de equilibrar los vaivenes de nuestra existencia.
Versos profundos y significativos!
Reflexivo poema!
Saludos cordiales, Juan Carlos!

1 me gusta

Un Mandala que alienta a la motivación,al reencuentro,a lo vivencial!Hermosas letras esgrimidas en estos versos sin lágrimas… Saludo radiante,@Ruache!

1 me gusta

Muchas gracias, como bien dices es un poema reflexivo que habla de esos universos interiores y exteriores en torno a la amistad y que surge de la emoción de un reencuentro tras un tiempo de separación forzosa. Saludos cordiales, estimado Profesor.

1 me gusta

Es como bien dices un reencuentro y un poema escrito ‘in situ’, casi a escondidas, en una reunion de antiguas buenas amistades separadas por las circunstancias. Por todo ello me alegra mucho que guste este poema y tu visita Silvy. Muchas gracias y un saludo igual de radiante, compañera!

1 me gusta

Muy bueno @Ruache.
A veces pasa.
Un abrazo compañero.

1 me gusta

Muchas gracias compañera, es que los confinamientos y todos estos cambios tan incómodos están convirtiendo las reuniones en algo tan excepcional que de ahí surgen poemas. Un abrazo.

1 me gusta