Malamor versus vino

Quiso ayer el templado intelecto
argüir agravio añejo que enreda.
Mas mi peregrino entender recto
no alcanzó a vislumbrar la vereda.

Pasaje negro de mi torpe vida
que a buen gusto les via contar.
Que dejome el alma podrida
y apagóme una vela encendida.
Mas conmigo, no pudo acabar.

Porque tuve compadre genuino,
¡el vino!
Señor del bien, y enjuague p’al mal.

Y así, sin mas, les paso a relatar:

Andaba yo ya por los treinta,
solo, casadero y emparaje,
de encontrar parienta honesta,
buena moza y de buen aguaje.

Por buen hombre yo me tenía,
trabajador, honrado y enhiesto.
En aquel tiempo yo no “cogía”
ni quizá, de la parra un sarmiento.

Mujer conocí en quien yo viera
el sol, las estrellas y el mar.
Namoreme d’ella a la primera.
Me quisiera, pensé hasta el final.

Idolatría, mas que amor, le ofrecí,
mi corazón abierto, noble alazán.
A su alma me desnudé en colibrí,
namorao y confiao, ¡pobre de mi!
en las garras caí, de vil gavilán.

Efigie construida en frío hielo
pátina de diosa, carne de mal.
Bendición creí bajada del cielo,
perfidia tuve, y traición fatal.

Ingenuo amor, en ruin fenestrado,
de su espíritu anhelé ser un trozo.
Mas no fui sino verso amputado,
de su miserable ser, un despojo.

Del amor dulce y tierno, dijo darme,
mas yo no vi sino cruel afrenta.
¡Ladina!, con otros se daba al arte,
cuando al salir yo, echaba la puerta.

De hablillas y de chanzas que oí
y del aviso de algún buen amigo,
dura cornamenta de toro advertí
cuando en la indigesta cuenta caí,
y barrunté, quien era el enemigo.

¡Súpelo! y huí despavorido
de vergüenza y pena lleno.
Tirando sangre el corazón herido,
en estupor y agonía sumido.
Envenenado, con puro veneno.

               *****

Mas al tiempo, bebidos vientos
de aquesta vida y aquella otra,
aún queda savia en mis sesos.
En mi bolsa unos cuantos pesos,
y de vino fuerte, llena la bota.

Corazón flojo el mío, q’apodo “el zurdo”
doliente de cañas, carril y amapolas.
A los besos siguió el engaño burdo,
y para no soñar mas, arco iris absurdo
con deleitoso “caldo”, inundo mis horas.

Y no es que al infierno hundirme quiera,
sino que olvidar ansío, lo feo y lo triste.
Barrer las infamias de adentro p’afuera.
Zambullirme, y nadar libre en el “alpiste”.

Con laso corazón roído he de vivir.
También con mi alma, q’otra no tengo.
Bajo la luna o el sol “m’empinaré” feliz.

Y ¡por mi sangre!, que pecho,
pondré al mal tiempo.

Óigame Dios, mas drama no quiero sufrir.
De hijas de Eva; ni oír, ni ver, ni hablar.
Eso del amor, con viento fresco lo dejé ir.
P’al vino y del vino quiero vivir.
A poder ser, del bueno…p’a cantar, y p’a volar.

Y si por un casual, alguien me ve venir, es que voy.
Si que voy comenta otro; entonces, es que vengo.

Y si por el camino, ¡vive Dios! mocita me cruzo…

¡como del diablo corro!,

y otra vez vive Dios, que ni veo ni oigo
y como el que no quiere, ni viendo ni oyendo,
solo en el “clarete” pienso, y a ello me atengo.

Y por mi Virgencica de la Buena Ventura,

… ¡que aligero el paso!, y no me entretengo.

Solo una vez, una tuve,
mujer, a la que quise amar.
Mas bastante tuve y retuve.

Santo Tomás, ¡una y no más!

¡En los altares, que viva el vino!
mas no, y lo siento, las mujeres
que por falacia y roños* quereres,
a poco, me descarrila el destino.

¡En las catedrales, las tabernas y las bodegas!

¡En lo mas sagrao!

Allí rezo yo, de lunes a domingo.

A los guías de mi alma,
de mi vida,
y mi camino.

“Soplando” vino les ruego

A San Lorenzo, a Baco, y a Dioniso.

PD.

Apreciarán vuestras mercedes
q’empecé con buena estrofa este escrito.
Mas al final no verán coplilla pareja,
ni casi maldito verso corrido.

Explicación tiene el punto,
de no expresar con elegancia y fino:

A escribir principié con una copita,
y acabado he, con arroba y media,
¿de que?

¡Por san Blas! de que pudiera ser…

¡De divino vinoooo!

*roños: roñosos.

10 Me gusta

@unodegranada me has hecho la tarde con estos versos ingeniosos y exhibidos con tal soltura. Tu sugerencia implícita es bienvenida :sweat_smile::sweat_smile:voy por una de tinto (pa’ empezar). Felicidades poeta. Saludos

1 me gusta

Me alegra que te guste Muss. Jajaja. Una copita de buen tinto lubrica las neuronas y hace que se deslice suavemente la pluma! jajajaja. Muchas gracias por comentar y un abrazo.

1 me gusta

Ah que poema tan nutrido y creativo!
Creo que tendré que hacer un tiempo en calma para leerlo como se debe y darte mi comentario entonces !

Un abrazo José!

1 me gusta

Excelente poema.

1 me gusta

q buenísimo tu poema
ya lo leí con más calma
entretiene mucho su lectura
me da la idea (aunque nunca he podido hacerme leerlo completo) que estoy leyendo alguna porción de Don Quijote de la Mancha.

Todo genial, simpático, original, creativo !!

Muchos aplausos amigo !

1 me gusta

Muy agradecido Lucia. Me alegra que te guste. Saludos

jaja. Muchas gracias Alejandro por tu atención. Verás. Siempre me ha gustado mucho el castellano antiguo, y hace unos días leí algo de Luis de Góngora y el Lazarillo y automáticamente me salían cosas así en plan antiguo. Jajaja, me dije : vamos a probar suerte a ver que sale. Creo que me ha salido simpática que es lo que pretendía, lo único que siento es no tener un conocimiento mayor del castellano antiguo, porque la verdad es que es una gozada leer muchas de las expresiones de aquella época. Muy amable tu comentario. Un fuerte abrazo, compañero.

1 me gusta

Óigame Dios! qué buenos versos… man enamorao… pa leer y releer! :grinning:

1 me gusta

¡Cómo he disfrutado la genialidad de estos versos, poeta! Una maravilla que además hace reir. Bravo :blush:

1 me gusta

Está «a toda madre» esto :smiley:

1 me gusta

En to caso tan “namorao” Carmen, jajajaja. Me alegro que te gusten ¡vive Dios! jajajaja. Un abrazo, compañera.

Me alegra que te guste Muss. Jajaja. Una copita de buen tinto lubrica las neuronas y hace que se deslice suavemente la pluma! jajajaja. Muchas gracias por comentar y un abrazo, compañero.

1 me gusta

Genialidad tu halagador comentario, compañera. Me alegra que te haya gustado y que te hayas reído. Un abrazo.

1 me gusta

Me alegro que te guste. Muchas gracias. Saludos, Lauro.