Mal se escribe la historia

A medida que se alarga
el cordón umbilical,
la dependencia del mal
se convierte en una carga.
Tanto que si nos amarga
conscientemente la vida
que nadie un antojo pida
siendo su último deseo,
si tal y como lo veo
nos profundiza la herida.

Que en vez de tanto quejarse
hay que arriesgar el pellejo,
antes de que algún pendejo
cascarnos no lo descarte.
Tanto que punto y aparte
cualquier promesa sería,
si quien del capo se fía
hoy traicionará a sus nietos,
y con todos mis respetos
bastante mal les haría.

Que mal se escribe la historia
halagando a generales,
auténticos criminales
que nadaban en la gloria.
Colgados hoy de una noria
verlos ya me gustaría
que ni daño les haría
si estar están en el cielo,
pero al menos de consuelo
bastante nos serviría.

2 Me gusta