Loser

–¡Por Dios que te olvido!
Y mirar al cielo roba suspiros
La música es amargo rezo…
Mi vida sigue sin descubrir
–¡Por Dios que te olvido!
Y Marte sobrevive lánguido
Débil ante la fogosa ruptura
Mustio en íntimas fuerzas
–¡Por Dios que te olvido!
Y un desdén quiere imponerse
Desfigurar regocijos
Escandalizar el abismo
–¡Por Dios que te olvido!
Y acosadas melancolías adoran esta condena
Asisten con sollozos el lado del cortejo
Las zozobras perturban, rinden lo prohibido.

3 Me gusta