Losas abiertas

Las voces levantaron un ligero viento

¿o fue el silencio?

Las ramas de los robles observaron

mudas, estremecidas.

Movían el aire palabras invisibles.

Recuerdo que la tierra sintió

escalofríos, como relámpagos de nieve.

Mi piel se volvió cemento.

Tintineó la niebla de acero y plata.

Pasó un secreto.

12 Me gusta

Muy bonito
:hugs: :hugs:

1 me gusta

:heart: :heart: :heart:!!!

1 me gusta

Todo una alteración natural al descubrir lo que encierra esas losas, muy visuales y táctiles tus versos, poeta!!! Saludos!!

2 Me gusta

A la palabra la antecede y la supera siempre un silencio, cuando San Juan de la Cruz se detuvo en “su noche oscura del alma” Bebió de la tradición Sufí (igual que Dante) y lo hacía para vivir la experiencia del silencio.
Con la irrupción de una sola palabra se daría fin al silencio y con ello la desintegración de lo secreto. —Otro de tus significativos poemas donde gozo un montón escrutando su propósito, siempre me pelo, pero igual disfruto.

1 me gusta

Me gusta ese halo de misterio que tiene el poema :smiling_face_with_three_hearts:

1 me gusta

Muchas gracias :hugs: :hugs:

1 me gusta

Muchas gracias, Magdalena :hugs: :hugs:

1 me gusta

Muchas gracias por sentirlos. Saludos cordiales.

Un poema que refleja un silencio profundo y antiguo. Gracias por compartirlo. Saludos.

Muchas gracias por asomarte al misterio de los versos. :hugs: :hugs: :hugs:

1 me gusta

Uff muy hermoso. Saludos cariñosos. :hugs:

1 me gusta

Muchas gracias :hugs: :hugs: :hugs:

1 me gusta

Bello poema, Rafa! Tiene un halo de silencio sepulcral…atávico.
Que tengas buen domingo, amigo.:heart_eyes::hugs:

1 me gusta

Muchas gracias, María. Buen domingo :sun_with_face: :hugs:

1 me gusta