Lo que dejó de mí

Me arrolló con la hoz de su mirada
y para ella fui espiga siendo simiente.
Fueron sus senos
ruedas de molino que hicieron
de mi voluntad harina.
Me dejé cincelar entre caricias
y fui de ella y de su hermoso cuerpo
cociéndome en el horno de su sexo.
Dejé de ser mía para ser suya.
Quiso que fuera su pan
y lo fui, saciando su hambre
permitiendo que dejase de mí
una vez harta, sobre el plato
mis restos.

8 Me gusta

Wow, Mabel… Qué preciosidad de poema.
Me encanta el símil utilizado: la simiente, la espiga, la harina, el pan…
Enhorabuena :clap::ear_of_rice::clap::ear_of_rice::clap::ear_of_rice::clap:

1 me gusta

Muchísimas gracias por tu amabilidad.

1 me gusta