Licántropo

Ya sabes que soy mitad lobo, mitad hombre,
que a zarpazos abro la senda de mi sueño,
que temo a los seres que no tienen nombre
y venero a los hombres que no tienen dueño.

Y ya sabes que soy mitad bestia, mitad niño,
que me hieren los halagos como lanzas,
que recuerdo las afrentas con cariño,
y que el viento susurra mis andanzas

con un cierto desvelo traicionero;
que hoy por hoy, soy un velero
hacia un islote verde en rocas altas
y pensando sin remedio que me faltas

el naufragio se me antoja inevitable
y espumosos, llegan a la orilla
los recuerdos de una historia interminable
y el dolor de saber a ciencia cierta
que ignoraste mi guerra de guerrilla
apostado a ambos lados de tu puerta.

6 Me gusta

Un poema maravilloso, llevando el termino licántropo a lugares donde no se le espera´ni por soñación.

Has sabido manejar los versos que atrapan hasta el final, desembocando en un acto cautivo anunciado…pero con un cierre magistral, lo hace con suavidad y elegancia, tanto que el dolor y el sufrimiento pasan a un estado secundario.

Muy bueno…un poema excelente.

Saludos

1 me gusta

Muchas gracias, Pedro… ¡Tan amable! :pray: :heart_decoration: . Muy buen día, compañero.

1 me gusta

Wow…
Magnífico, Omar :clap::clap::clap:

1 me gusta

Muchas gracias Wallace! Me alegra que te guste :pray: :heart_decoration: . ¡Un día estupendo para ti :slight_smile: !

1 me gusta