Lejanías

Los amores que se fueron
en el filo de la tarde,
que parecen invisibles
y caminan como zombis,
confundidos con los muertos
alejados de los templos,
¡que no vuelvan!
No quiero contemplarlos.
Van perdidos hacia Ítaca
dormitando con Morfeo,
en octubres moribundos
y entre velas derretidas.
Su lejanía se siente.
¡Que no vuelvan a embestirme
y se queden en el bosque
o entre medusas y cíclopes,
arrullando en sus ocasos,
otra muerte!

2 Me gusta