Las manos de mi madre (soneto endecasílabo)

Las manos de mi madre son ternura,
me acarician en rosas con su viento,
librándome de males y tormento;
en sus yemas hay dicha y gran ventura.

Mas su eterna quietud de sepultura,
quiere ufana, matar todo el contento,
rondando con su coz el pensamiento;
levantando la pena y la locura.

Me ciega la tristeza que me embarga,
en esta soledad que me consterna,
y la existencia nítida me amarga.

La decepción y el llanto que se alterna
con esta espera cruel, añeja, larga;
me afirma que partiste, madre eterna.

.

10 Me gusta

Un escrito conmovedor…Un gran saludo,@EdithColqui!!

Gracias Silvelart

1 me gusta

Tu soneto llega al corazón. Mis respetos y saludos cordiales.

Bello soneto que destila la tristeza de la pérdida…
Saludos, Edith.

Gracias Ruaché, los dedico a mi madre fallecida de cáncer.

1 me gusta

Gracias mi hermosa María , tú siempre tan amable.

1 me gusta

Hermoso.
Un beso

Gracias querida delia

Realmente emotivo, Edith. Buenísimo. Yo le escribí otro soneto endecasílabo a mi abuela titulado ‘Las manos de mi abuela’. Una coincidencia que me enorgullece porque escribes muy bien. Gracias por compartir, compañera. Un saludo.

Muy bello, muy enternecedor, poeta!!

Tristes y profundos versos.

Una sentida elegía. Estupendo soneto. Un saludo.

Gracias David.

1 me gusta

Gracias Minada.

Gracias JulioPablo

Gracias Pradoalto.

1 me gusta