Las barbas del vecino

una, dos y tres,
hoy he visto a un sicópata sentado en un escalón,
con el cuchillo todavía entre los dientes.

Cuatro, cinco y seis,
con la mirada perdida en la acera de enfrente
y las gotas de sangre preludio de la muerte.

Siete, ocho y nueve,
el sicópata no lo siente
murió su padre, un escéptico sin miedo.

Nueve, ocho y siete,
un corazon que no late
y el sicópata está ausente.

Seis, cinco cuatro,
es una bomba a punto de estallar,
con una rebanada que le dicta la mente.

Tre dos y uno,
su padre muerto y su madre con el cuello rojo
de la sangre que ha espiado su mal silente.

Cero,
el sicópata vive dos puertas mas arriba
y sigue sentado en el escalón, con la mirada ausente.

Es verdad.

Poem and Rhápsody
la fina piel de la cáscara DR.
Alfonso J Paredes
fotografia-para-la-imaginacion

7 Me gusta

Bueno Alfonzo, te recomiendo ahora que estamos en el taller “Haru Mitzui” ( Imagino que debió ser un samuray [ en Japón tres tercios de la población son Mitzui, es como Martínez en Latinoamérica] ) que te inscribas en un taller Toshu Kakuto , hay que estar preparado contra los psicópatas.
Con respecto al poema lograste imágenes distintas en cada estrofa pero concatenadas con la idea principal, al principio no imaginé un desarrollo tan trágico, pero la resolución tiene algo de tragicomedia , humor negro o sarcasmo. —Aplausos.

1 me gusta

Muchas gracias @ludico1964 por leerme. es una historia real contada abstractamente en poema. Mi vecino de la calle, tres puertas más arriba, es psicópata diagnosticado, le cortó el cuello a su madre, aunque no falleció. Su padre, negacionista, murió de un infarto hará unos cuatro meses.
No tuve la oportunidad de preguntarte si te había llegado el vídeo, espero que sí, al menos no me has comentado lo contrario. Ya me contarás qué tal fue.

1 me gusta

Conozco historias trágicas de sicópatas con padres negacionistas, impedidos de lidiar con semejante problema han terminado en tragedias inenarrable.
Me gustó la manera como abordaste éste delicado tema.
Abrazos

1 me gusta

Gracias @varimar , no puedo suponer cómo sufre esa familia, yo solo veo los toros desde la barrera. Debe ser durísimo cuando ves que todo se te desmonta y se desmorona. Lo siento por su madre y por él, aunque no lo parezca, sufre. El es muchacho muy joven, era monitor de ocio libre, en campamentos de niños. Una depresión no medicada por la obcecación de unos padres negacionistas, produjo varios brotes psicóticos y ha desencadenado en semi tragedia, digo semi porque menos mal que no llegó a matar a nadie, aunque a la madre le rebanó el cuello con un cuchillo. El negacionismo les ha desencadenado en tragedia. Un saludo.

1 me gusta

Conozco dos tragedias, unos eran vecinos de mí tía y los otros eran vecinos cuando yo era soltera.
El vecino de mí tía incendio el departamento donde vivían y aún cuando mí primo (muy joven) se armó de valor y salvó a dos chicas jóvenes sacándolas por una ventana, murieron el joven enfermo y sus padres, cuando llegaron los bomberos no había nada que hacer, la valentía de mí primo salvó dos vidas. Fue una tragedia terrible la de esos vecinos de mí tía, yo los conocí.

1 me gusta

Hola Alfonso, entre una y otra cosa se me escapó el seguimiento a la recepción de tu vídeo, veré si está en spam y te aviso, pido disculpas por el descuido. Saludos.

1 me gusta