Lana lavada

Dos hipérboles parten a la misma hora
para no cansar al parasito del tiempo…
la vida como secuencia, prepara un asalto final…
llegar a la nada desnuda,
desesperada.

Lana lavada en alambres
oreando recuerdos…
silencios… una niebla sin noticias , ocupa
el rincón más lejano del alma.

Prepararse para morir es datar los ombligos,
tallar la respiración.
Obligarnos a existir.

Pictogramas para la soledad corta venas.
Una mujer pálida de luna llena,
hila versos en un espejo cansado de soñar,
mide sus besos como cuentas de versos
en el collar del poema…
secretos niega el agua de río
al pan del mar.

Volver atrás, sería un exceso…
las horas no ocurrieron.
Voy a tomar café, calarme sus huesos.
He puesto mi última lavadora…

                                                                                                     mañana, más.
6 Me gusta