La vida

La vida llega a los hombres
con la paciencia de una herida,
va doliendo, marca la huella,
dejando frío en las cicatrices,
en el pasado que envejece
con la paciencia de un barco hundido.

La vida es el adjetivo de una fecha,
con el sentido de las frases individuales,
es eso que perdemos una vez,
como un dibujo que pintamos en un charco
que se hace invisible como un sueño
y no respeta ningún trazo de agua.

La vida tiene prisa, se hace memoria,
se forma con la pasión de las cosas pequeñas,
con las miradas que tienen la libertad de los años,
al otro lado de los ojos de cada persona
está esa vida que tiene la puertas cerradas
la que nunca se recuerda porque vive apagada.

1 me gusta