La vanidad mata

Por venas del ser humano, corre sangre de tirano,
si es que cuanto tiene a mano, lo mata como un gusano,
quien sabe si yendo al grano, se maneja piano piano.

Así será que sacándose rumores de la chistera,
nadie de su desventura, hoy día bondad espera,
ni en mitad de una catástrofe, es un decir, tan siquiera.

Si es un hecho comprobado, que la vanidad le mata,
tanto que ninguna ley, jamás en justicia acata,
a no ser que le compriman, fuerte el cuello a la corbata.

3 Me gusta