La última batalla

Anoche todo fue tinieblas y batalla,
un triunfo inminente entre cada caricia
con que nos atacábamos.

Cada beso fue un protocolo de paz
imposible de alcanzar
porque las partes
no estaban interesadas
en nada que no fuera
la lucha interminable.

Anoche no hubo pactos, ni tratados
aceptamos la guerra como una bondad
que nos regalaron el lecho
y sus fronteras ingobernables.

Anoche finalmente
nos asomamos al vacío
más allá de los linderos de la habitación,
descubrimos que es imposible caer,
cuando venimos de regreso.

7 Me gusta

Se me figura tu poema como un fantástico narrador de una intensa y apasionada noche de encuentros y desencuentros, donde el amor y la lucha se entrelazan. Tus versos exploran las emociones y contradicciones de una relación tumultuosa.

Excelente poeta.

1 me gusta

Creo que estos versos de cierre, determinan el campo de batalla, la situación que flota entre los contendientes; una complicidad sísmica que solo entiende quien sangra y cura sus heridas para volver al cuadrante de la guerra sin mas pertrechos que el amor,porque se aman…

Saludos cordiales.

1 me gusta

@AljndroPoetry , @pedro1 , gracias estimados poetas por su lectura y comentarios; en ocasiones la lealtad es la única herramienta que nos queda para batirnos contra lo incierto.

1 me gusta

Es un precioso poema, Víctor. :+1:Felicidades y buen domingo

1 me gusta

@josemanuelperez Muy agradecido con tu lectura y comentario, un abrazo tropical.