La tregua

Si cuando cierro el libro se da inicio
a amarga soledad, de mi pueblo huyo.
Si aquí me llega suave todo arrullo
dejaré mi armadura tras del quicio,

traspasaré el umbral en armisticio
lejos de la amenaza del murmullo.
Pasearé gozando el verso tuyo,
los míos muestro en práctico ejercicio.

Cotidiana y feroz es la contienda
frente a la incomprensión del urbanismo,
con capa, con escudo, en mano venda.

Como tregua del agrio realismo
he hallado al fin aquí quien me comprenda.
Puesta la contraseña soy yo mismo.

6 Me gusta

Bonito verso de remate:

Saludos

1 me gusta

Gracias amigo. Es mi verdad, cuando accedo aquí a leer y hablar de poesía no hay máscaras ni me tengo que defender de nadie, tan solo hay poesía. Saludos

1 me gusta

Excelente tregua poética que finalmente encontró la contraseña secreta.
Versos reflexivos y profundos!
Buen soneto, Juan Carlos!
Saludos cordiales

1 me gusta

Muchas gracias. El haber encontrado este rincón de paz y comprensión ha sido para mí muy gratificante. Saludos cordiales!

1 me gusta