La tierra donde nacimos

Con mi tierna poesía
yo me muestro transparente,
de lo que siento consciente
aunque suene a fantasía.
Quien sabe si mi alegría
por medio mundo comparto,
si bien a nadie coarto
a expresar su sentimiento,
si con la crítica cuento
al tiempo que la descarto.

La tierra donde nacimos
nuestro donaire conforma,
si la chancla con su horma
con fe lima sus caninos.
Que isleños e igual vecinos
lo somos en la distancia,
si glosando con constancia
honramos nuestras raíces,
respetando los matices
y según la circunstancia.

Hoy quien quede malparado
mejor que se pegue un tiro,
que si acaso yo deliro
será que soy un malpensado.
Pues siendo globalizado
este mundo de repente
es obvio que el inconsciente
ningún bienestar augura,
al perder la compostura
e igual todo referente.

3 Me gusta