La ruptura tampoco gratifica

Sin parecer un náufrago en el puerto
me gustaría darte aquí las gracias,
obviando en lo posible las audacias
que resolver pudieran el entuerto.

Pues caminando a solas ando muerto,
mientras tú con tus órdagos te sacias,
como si al manejar tus diplomacias
hoy pretendieras conducirme al huerto.

Quizás porque el amor echa raíces
no resulta volátil de repente,
cuando la situación ya se complica
cuando al temerlo deja cicatrices,
si al chocar con un muro igual de frente
la ruptura tampoco gratifica.

1 me gusta