La poética en bruto

A veces la poesía es
el refinado hilvan que ensartar una mente culta
pulida por la decantación de los años
en el modelaje de una educación privilegiada;
otras, se reduce a la muesca tosca
en el menisco cóncavo del instinto:
la belleza medio esculpida en la brutalidad de la piedra
mordisqueada al tallar la madera
la rústica coraza de los que por ahí son poetas sin saber que lo son…
No hay nada más auténtico —y bello a su modo— que la poética de la calle
con su belleza sucia y curtida
mostrando a medias su sincera sonrisa
de acarámbanados puñales
a la que le faltan algunos dientes.
Lo poético siempre ha estado allí
pululando en la calle
sólo hay que tener la humildad suficiente
como para reconocer
su amuecada belleza
sin tener que devolverle
el reflejo del asco.-

Chane García.

5 Me gusta

¡Maravilloso! Es así… la poesía —aun después de cultivada en su forma— es un hecho orgánico, un asombro, un pálpito…

1 me gusta

Muy cierto compañero. Saludos.

1 me gusta

Grandísima verdad. Que vivan los “meniscos del instinto”, que no se agote tu poética en bruto!!

1 me gusta

Usted tiene toitica la razón: a veces es más valedero —honesto es la palabra— el que tú escribas un verso instintivo, con alguna palabra inventada por ti, pero que transmita esa sensación íntima a la cual te cuesta ponerle nombre… Que lo hagas con un verso protocolizado, impecablemente correcto.

Esa es la magia de la Poesía, te da cancha o espacio para ciertas licencias (¡¡¡Y a mí, cómo me encanta el atajo de una licencia!!!).

Saludos.

1 me gusta