La pequeña muerte

La luna sumergida
en un mar dulce
y yo sintiendo
el sismo de tu cuerpo
que empieza a temblar
como un volcán
que no puede explotar.
Lo que seduce
es un espejo de agua
que centella
y en tu espalda
cuento lunares como estrellas.
Porque es el arte de la navegación
remar y naufragar en vos.
(Siento cómo respira
la pasión por las velas)
Y mis manos de hiedras vierten
cada pequeña muerte.

7 Me gusta

Buen poema. Aunque difiero sobre las muertes, no las hay pequeñas, tratase de lo que se trate.
En éste caso, si ““el volcan no explota”” hay sobrada razón para morir, en grande… A no ser que haya la capacidad de resurgir y hacer que el volcan explote…
Me gustó el poema, amigo y lo disfrute. todo lo antes dicho fue inspiración aportada por el mensaje del mismo.
Un abrazo

1 me gusta

Hola, Saltamonte. Te agradezco que leyeras el poema y tu interpretación del mismo. Ser lector es decidir los sentidos de un texto. Con respecto a" la pequeña muerte ", te recomiendo un breve texto de Eduardo Galeano que lleva ese título.
Te mando un abrazo muy grande.

1 me gusta

Una pequeña muerte muy apasionada. Hermoso poema. Abrazos cariñosos.

1 me gusta

Sos muy generosa con tu lectura y comentario, Sinmi. Te mando un abrazo grande.

1 me gusta

Hermoso poema, amigo! :revolving_hearts:

He seguido tu sugerencia a Saltamontes y leí el poema de Galeano…y es precioso:

“la culminación del abrazo, que rompiéndonos nos junta y perdiéndonos nos encuentra y acabándonos nos empieza.”

Saludos, Martín. Feliz fin de semana!:heart_eyes:

1 me gusta

Qué hermoso todo lo que contás, amiga. Fue importante que te gustara el texto de Galeano.
Sos muy generosa con tu lectura y con tu comentario. Que tengas un feliz fin de semana. Un abrazo grande, querida!!!

1 me gusta