La máquina del tiempo

Hoy he caminado nuevamente

por la senda entre Aolgacia y el mundo

y me he detenido en sus márgenes

a recoger las ramas de tomillo y romero

que hoy son parte de un antiguo herbario escolar.

Y me he sentado junto a aquel río

de palabras vacías y cobardes escritas en cartas,

que callaron todo lo que hubiese querido decir

y que hoy ya no dicen aquello que callé.

Mis pasos me han llevado de nuevo

hasta aquella antigua aula de primaria

y me he vuelto a sentar en aquellos pupitres

llenos de blasfemias, fechas, firmas y garabatos

de unos alumnos que hoy no son más que una lista

de clase en una hoja de papel.

He vuelto a escuchar los primeros acordes de guitarra

de aquel concierto de los Maiden del que hoy aún queda

un ticket rasgado por una de sus esquinas.

He visto que la vida continúa

a pesar de viajar hasta el último día anotado

en una agenda inacabada, llena de números de teléfonos

sin rostros y tareas sin realizar.

Hoy he repetido las palabras del momento,

he escuchado canciones de una época,

he navegado por fragancias de juventud,

y todo ello guardado en un álbum de fotos

escondido bajo una pila de libros

y el peso de los días.

Son las dos de la tarde,

es hora de descansar.

El plumero, apoyado en la pared

y la bolsa del papel de reciclaje, llena.

Y es que no hay mejor máquina del tiempo

que hacer limpieza general en tu propio estudio.

10 Me gusta

Bienvenido de nuevo Pedro.

1 me gusta

No hay nada mejor que hacer limpieza general, ordenar cajones y estanterías para hacer ese viaje al pasado…nos encontramos de todo con un extraño regusto dulce y amargo…
A mí me pasa siempre que lo hago y tiro menos, de lo que debiera…
Precioso poema y ese volver atrás tan reflexivo a través de los objetos, me ha encantado.
Bienvenido de nuevo, Pedro!:rose:

1 me gusta

¡¡Muchas gracias, María!!

1 me gusta

Muchas gracias, compañera. Es increíble la capacidad evocadora que pueden tener los objetos más cotidianos. Saludos, poeta.

1 me gusta

Muchas gracias, compañero.

1 me gusta

Cuánta razón tienes. No era mall equipaje el que había, más si en el todo iba Iron Maiden. Es un emotivo poema . Enhorabuena

1 me gusta

Muchas gracias, compañero. La verdad es que, de una forma u otra, la música tiene un poder extraordinario para transportarnos en el tiempo. Me halaga que su lectura haya sido de su agrado. Saludos.

Es maravilloso poema, Pedro.

Un gusto leerte. A veces es bueno recordar esos momentos que quedaron.

Saludos cordiales.
Que esté muy bien.

1 me gusta

Muchas gracias por el tiempo dedicado a su lectura, compañera.

1 me gusta