La Mala

En un momento, la quijada de la fuerza quiebra…
No hay miradas en la habitación preparada
para ratas de laboratorio…
calor para facturar aparte.

He negado…

Aún deseo espigas azules y vuelos incontrolados,
polvo en la boca pendiente del penúltimo grito,
Simún que duele cuanto te toca…
lo necesito.

Locura por barrios…
Algunos ya oran pro nobis, vudú para aneurismas,
desvisten a un santo que estaba desnudo.
Blasfeman al tabaco en un octavo pecado.

En un momento, las sombras de la noche
sin horizonte se tiñen de azabache caramelo.
Llega La Mala, para cambiar la huida…
parece un gato con el cascabel al cuello.

Hace honor a su nombre, muerde sin permiso
pero busca al anochecer caricias,
el susurro de mis manos para dormir
…una hija de perra de una vez.

Tánatos, cambió de oficio…el fetiche estaba equivocado…
Hoy pasea por el bosque conmigo
y la Mala que aún mantiene el síndrome de sirena,
(en el mar no quiere estar y fuera muere de pena)
corre loca hacia el río…
no para de morderme… con cariño…
vamos aliñando penas.

Pedro…de momento.


(Cosecha propia)

9 Me gusta

Precioso, amigo!!
Un saludo

1 me gusta

Graciasss, amigo.

Otro para saludo que sale para allá.

1 me gusta

Un poema que mezcla desesperación y surrealismo con un tono casi místico.

Me parece que reflejas la lucha entre el deseo y el dolor con metáforas intensas y evocadoras.

Y qué foto maravillosa.

1 me gusta

Gracias a ti, amigo.
Un cordial saludo

1 me gusta

Ahh tu alegría te desborda y te provoca con ese cariño tan travieso, mágico y necesario a la vez, “la mala” te sacará más de una sonrisa !!!:clap::clap::clap::clap:

1 me gusta

Una canción de Niña Pastori, dice:

Y de repente, la vida cambia de color
Y de repente, una mañana para mí no sale el sol

y andabamos en eso, cuando alguien se presentó con esta cachorra de teckel…que es verdad que tiene muy malas pulgas…y cambió el día, las siluetas de la noche se hicieron especiales…ahora mismo la tengo dormida a los pies; si la llamo, me gruñe y si no lo hago me busca… digamos que he olvidado ciertas cosas gracias a ella.

Gracias , Alejandro.

Saludos

2 Me gusta

Llevas toda la razón…hay que hacer muchos cursillos para entenderla, pero me hace sonreír su descaro…

Gracias , Ana.

1 me gusta

Ese fantasma que acompaña y es acaso un ser que nos dice la verdad.
Así ha de ser un momento el encuentro de lo inesperado.
Un gran saludo, Pedro.

1 me gusta

Nos presentas un mundo caótico con imágenes dolorosas y desembocas en la tierna e indefensa imagen que sobrevive en esa realidad. Muy bello. Felicidades :clap: :clap: :clap: :clap:

1 me gusta

A veces un solo gesto, basta para descubrir un rayo de sol perdido o que pasaba en ese momento que creías perdido.

Muy acertados tus comentarios.

Saludos y muchas gracias

1 me gusta

Casi nunca desando caminos , pero descubro otros nuevos que me llevan al mismos sitio de manera diferente.

Gracias por comentar…

Saludos

1 me gusta

Me ha encantado este poema! :heart:

Preciosa compañera, que te seguirá siendo fiel!
Y qué bonita es! :heart_eyes::heart_eyes:

1 me gusta

Buenas noches…
Gracias , María.

Es una perra con la sangre muy viva…aunque yo creo que el carácter se lo han modificado a base de palos; viene de rebote de otra familia y también…estoy casi convencido, el animal llega tarde a la palabra, no totalmente.

Conmigo ya está genial…juega, está loca cada vez que pisamos el campo ( todos los días) y no se despega…un cielo ,vamos.

Ha llegado en un buen momento.

Abrazos

1 me gusta

Es curioso como la llegada de algo nuevo a nuestras vidas puede darle un vuelco total a todo (al menos por un tiempo).
Qué disfrutéis mucho juntos y que te siga inspirando poemas como este, un achuchón literario en toda regla.
Saludos, Pedro.

1 me gusta

Buenos días.

Agradecido por tus amables comentarios, tengo que darte la razón…estoy tan pendiente de ese agua que no recuerdo la estancada…como bien dices, por un tiempo.

Ahí la tienes…es un misil de mala leche, pero adorable.

Saludos .

1 me gusta