La despedida

Ya la tarde se ha vuelto a tornar pura y triste, melancólico bucle de lluvia y de ceniza;
la casa se ha encendido y su luz agoniza
en la inmensa tragedia , desde que tú te fuiste.

Las aves se han marchado y ya no se viste
de luz hermosa el lirio, ni se cristaliza
la estrella en el arroyo, ni tu voz hechiza
la música callada que nos prometiste.

Se ha derrumbado el mundo y su legado,
puro artificio inútil, en el desolado
silencio del olvido, ese hondo vacío.

Sólo quedan los ecos de una despedida,
el fervor, la renuncia, la fugaz partida
a otras tercas miradas; sangrante escalofrío.

10 Me gusta

Cuando el frio de la ausencia deja un vacío en el alma, en la casa, muy difícil de llenar, estimado poeta!
De a poco el vacío se llena con nuevas vivencias y oportunidades!
Muy bellas y emotivas letras, @Pradoalto!

1 me gusta

Muchas gracias por tu comentario. La vida sigue. Un saludo.

1 me gusta

Es precioso este soneto, José Antonio.
Me llega mucho.
Muy bien expresado el dolor de la ausencia, reflejado en esa casa y ese paisaje vacíos.
Abrazo.

1 me gusta

Muchas gracias a ti por leerlo con esa dedicación. Un saludo.

1 me gusta

Maravillosos versos de ausencia…:blue_heart:
Bellísimo el arranque!

:clap::clap::clap::blue_heart:

Buen domingo, José Antonio!

1 me gusta

Muchas gracias por tu amable comentario. Saludos.

1 me gusta