La desconfianza

La desconfianza atroz que me consume
disfrutar de la vida no me deja,
porque avanzar sin ilusión me abrume
y en mi comportamiento se refleja.

Quizás de nada sirva tanta queja
si a reducir no ayuda el pesimismo,
si de ningún peligro igual me aleja
tanto conmovedor escepticismo.

Será que por pensar me da lo mismo
al vivir rodeado de matones,
que justo me conducen al abismo
cuando buenas no son sus intenciones.

Total que honores al final no espero
si una vez que la palme no me entero.

2 Me gusta