La crueldad del dragón

Dragón, una insignia del ave flotante.
La guerrera del cabello carmesí.
Su tendida cabellera es una capa de fuego,
su espada es el cimiento de la guerra.

Camina complaciente por su tierra.
Su ascendencia es la de dioses y reyes.
Las historias que se cuentan de ella,
son las que dan valor y honor a nuestros hijos.

Su semblante de plata y marfil dorado.
Su armadura adornada con el mármol mas puro.
Gemas incrustadas de todas las tierras,
desde Constantinopla hasta el mediterráneo.

El viento es una poesía a su bravura.
Su intelecto sobre la batalla y la estrategia.
Brillan sus pasos por tierras inhóspitas,
dejan caer pétalos de las rosas mas rojas.

A ella se le escriben poemas y canciones.
Tanto en los reinos de su dominio, como en los enemigos.
Se le teme con respeto y se le alaga con escrutinio,
pero el amor de su corazón es desconocido.

Ella ama la sangre. Ama la muerte.
Su espada es insaciable, su crueldad, inconmensurable.

Ella duerme entre cadáveres,
y de sus lamentos silenciosos en las noches,
se impregnan sus cabellos blancos.

La luna es la única testigo,
de la locura que hierve en su pecho,
la crueldad infinita del dragón.

5 Me gusta