La copla

Ropa tendida al sol en los balcones,
en un verano antiguo y verdadero;
macetas de geranios y la copla
inundando de brisa las ventanas.
Mi infancia se alimenta con las voces
de la radio, con mágicas pasiones
en unos ojos verdes y la pena
en cielos de tiniebla y pedernal
Sonido de otros labios, de otras luces,
de sórdidos tugurios con princesas
morenas en los brazos de marinos
atormentados…Todo en las canciones
de un mundo, de otro espejo que nos deja
el recuerdo de un tiempo que se fue.

10 Me gusta

Bello poema!

1 me gusta

Muchas gracias por tus amables palabras. Un saludo.

1 me gusta

Bellísimo reconocimiento a esa copla de suspiros y pasión, ese tatuaje que como cantaba Concha Piquer se nos queda grabado en nuestra memoria emocional, poeta!!!:clap::clap:

1 me gusta

Se fue… :heart: :heart: :heart: :black_heart:

1 me gusta

Gracias por tus palabras. Son las primeras músicas que oí. Saludos.

Gracias por tu comentario. Ese mundo queda en la memoria colectiva aunque no en la realidad. Saludos.

1 me gusta

¡Me gustó mucho, José Antonio!

¡Sobre todo el final!
¡Tan hermoso como cierto!

¡Saludos! :clap:t2: :clap:t2: :clap:t2:

1 me gusta

Muchas gracias por leerlo y por tu comentario. Un saludo.

1 me gusta

Bello poema homenaje al mundo de la copla.

:bouquet:

1 me gusta

Muchas gracias. Forma parte de nuestro acervo cultural. Un saludo.