La carta

He encontrado una carta
que siempre estuvo frente a mí
no quise leerla antes
no quise sentirme infeliz

Hoy, en esta noche helada
cuando la ventana se abrió de repente
tuve que mirarla, tuve que leerla
con tu voz, con mi muerte

Pensé en ese sin sentido,
pensé en ese momento
en la insignificancia
que tuve frente a tu lamento

Ahora, que sólo me acompaña la noche helada
la leo con tu aliento
sólo así te recuerdo enamorada,
triste, desolada,
desmoronada por dentro,
ya no estás,
ya no vuelves
ahora sí,
la carta siento

1 me gusta