La campana robada*

España, en muchos pueblos de Castilla, se robaron las campanas al quedar sumidos en el abandono y la despoblación

¡Qué tendrá el corazón de la campana
cuando rompe el silencio a cualquier hora!
Su gemido lo siente sin demora
por la tarde, la noche o la mañana.

Bajo el bronce su pena tan temprana
va dejando en la úvula que llora
una voz melancólica y sonora
que envuelve a la meseta castellana.

El campanario en soledad añora
el lamento que tuvo aquel sonido…
…se siente huérfano y sin voz ahora.

Y el triste llanto que antes fue gemido,
sin campana es rumor que se desflora
ausente el carillón de su latido.

4 Me gusta