Inverosímil

Circunscritos están mis besos
a los confines de tu cuerpo
como el carmesí a los labios
y la poesía a los versos

Subyugados mis pensamientos
se doblegan a tus antojos
como mi carne a tu látigo
y las lágrimas a los ojos

Todavía no lo comprendo
cómo pudiste adueñarte así
con artilugios y caprichos
del hombre libre que un día fui

Nuestro amor es inverosímil
porque nada es lo que parece
tú eres la alondra que caza
y yo el gavilán que perece

3 Me gusta

Precioso poema, compañero. Me encantó ese final de la alondra y el gavilán con los papeles cambiados :blush:.
Saludos.

1 me gusta

Que hermoso poema. Gracias por compartirlo.

1 me gusta

Gracias Wallace.

1 me gusta

Gracias Aragones

1 me gusta