Instintos vivos

Sal a la calle
coge el fuego de los días,
salta esa tapia
corre junto a los gatos.
Cómete las flores
vomita azufre.
Disfruta el odio
y folla con la alegría.
Apaga tu semáforo,
enciende el alma
de un rojo tan intenso,
que te confundan con el amanecer.
Y si no les gusta, sigue,
si les molesta, sigue,
si protestan, sigue.
Que el rastro de tus pasos
sea el de un cometa,
que tu presencia
reviente las costumbres,
la moral sea una trampa maldita
donde vaciar tu vejiga.
Agarra al tiempo del cuello,
baila bajo la lluvia,
lanza aullidos en el silencio,
haz que hablen las paredes.
Que todo eso que llaman vida
sea para ti la muerte,
y embriagad@ de tus vicios,
enfrentad@ a la desdicha
sin costuras en el pecho.
Recibas tus últimas horas
siempre un paso por delante.

6 Me gusta

Una obra audaz, sin frenos que ostente su detención —aplausos.

1 me gusta

Brutal! Me encanta el ritmo :heart::heart:

1 me gusta

Muchas gracias!!

1 me gusta

Muy agradecido!!

Rítmico, con fuerza y con una verdad que muchos quisiéramos alcanzar.
Me ha gustado mucho tu poema, Juan Carlos.
Abrazo.

1 me gusta

Extremadamente agradecido.

1 me gusta