Huésped del alma

Me encontré aquel hombre, un día que andaba camino del campo
recogiendo espigas y maíz florido. Se quedó habitando como entre viñedos
metido en mi alma y nunca se ha ido. Parecía bajado desde el cielo inmenso,
como si brotara del lecho de un río, portando una rosa del color del alba
suspendido en nubes, como si flotara…

Me olvidé de todo y le di mis tardes y lo amé por siempre…como de por vida.
Le regalé días y noches floridas y le entregué mi cuerpo en armiños de seda.
Ha pasado el tiempo y la luna mira; el sol me vigila por ver si lo olvido…
El corazón dice que siempre anochece, que es hora de abrirle la puerta al rocío…
Se quedó en el alma…y nunca se ha ido.

14 Me gusta

Una auténtica preciosidad, Lucía!! :gift_heart::gift_heart::rose::rose:

1 me gusta

Qué belleza poética, Lucía!!Delicados y profundos sentimientos engalanan esta prosa!!

1 me gusta

Cuánta entrega . La pasión desbordada en tus románticos versos.Excelente .

1 me gusta

¡Melancólico, dulce!
¡Hermoso, muy hermoso!

1 me gusta

Hermoso y poético encuentro. Precioso Lucia.
Un abrazo.
Andrés.

2 Me gusta

Muy amable por pasar y comentar. Afectuoso saludo.

Muy bello, el amor como huésped nunca se va. Muy lindo. Abrazos cariñosos.

1 me gusta

Delicioso… Una maravilla :heart:

2 Me gusta