Horas cansadas

Ya las runas raras estigias,
rigurosamente están escritas
y las celtas al contradicho.

Pero mis horas parecen cansadas.
Las siento ya sin ningún brío.

Las esperas devoran fuerzas
que alientan todos los signos.
Cada runa relumbró un momento
para quedarse sin ningún brillo.

Tu presencia ya está apagada.
No hace falta ya revivirla.
Prefiero hacer así tabla rasa,
ir, de nuevo, a la nueva vida.

Porque si parto desde el fondo
solo me quedará ir hacia arriba.

horas cansadas
Pixabay/freeimages

4 Me gusta

Cuando ha dicho

me has hecho recordar a los enterramientos romanos. Cuando tenían que enterrar a un ladrón o asesino o algun crucificado, lo hacían bocabajo, con las manos y pies clavados en el suelo, la cara mirando hacia la tierra y les ponían una losa de piedra encima, en la cual escribían la siguiente inscripción: " Sit Tibis Terra Gravis "; porque eran muy supersticiosos y pensaban que el alma en pena saldría del cuerpo. Por eso los enterraban bocabajo, por si salía el alma fuese hacia las profundidades de la tierra “Sit Tibis Terra Gravis” Que la tierra te sea pesada. Saludos

2 Me gusta

Gracias por la lección de historia, lo tendré en cuenta.
Un cordial saludo