Hora lánguida

Las horas engreídas se licuaban despacio, con dedos dibujando esas bardas febriles. Todo ocurrió de pronto y parece lejano. Tú lo sabes, cariño, ¿tú sabes lo que siento? Era como de noche, con ventanas al viento. ¿Dónde estaba la risa y la emoción, entonces? -Feliz tú, que no sabes, cómo sufre la araña, cuidando sus cuarteles. Las horas que pasaron, si mal no lo recuerdo, eran plomo disperso que flotaba en el aire. Todo ocurrió aquel día de enredaderas altas, con himnos que sonaban lejanos en la tarde. Pero, ya no hay nada qué hacer en esta hora lánguida. Hay que quedarse erguida velando los matices, cultivando claveles tan rojos, como siempre. Las horas se licuaban despacio en los vergeles y yo, me resguardaba como hilandera eterna, que cuidaba tus noches y tus amaneceres.

12 Me gusta

Un escrito tan bello, que merece miles de miradas en él, llenando los ojos y almas de mágicos fulgores!
Me quedo sin palabras, poeta, es único tu estilo!
Un abrazo de flores y estrellas!!

2 Me gusta

Preciosa prosa compañera.

1 me gusta

Tu prosa tan descriptiva, delicada y muy armoniosa, un placer de lectura en tu hora lánguida, poeta!!! :kissing_heart::kissing_heart:

2 Me gusta

Una maravilla Lucia
Felicidades Poeta
Un encanto de poema
Que pases un domingo genial

2 Me gusta

Qué preciosidad de escrito, Lucía.
Feliz domingo :kissing_heart:.

2 Me gusta

Muy hermoso Lucía, es adorable tu escrito…
Besote enorme desde :uruguay:

2 Me gusta

Maravillosas letras, Lucía!!Dibujas tan bien esos sentimientos!
Abrazos!:rose::heart_eyes:

2 Me gusta

Velando los matices
Un prosa exquisita. Me encantó :grinning:

2 Me gusta