Hola madre

Apenas un sonido…

débil en la noche.

Saliendo de las obscuridades,

desafiando al silencio,

mientras la luz de enfrente,

ciega mi vista.

Las palabras huecas

se unen al murmullo incesante.

La habitación aparece

como adornada

de flores rojizas.

Flores!

Que nunca supieron

de mi propia existencia.

Y ahora me encuentro

saliendo de ti.

De tu propio dolor,

que siento muy cerca.

Y así, acurrucado,

noto el calor

del primer abrazo.

Ya sé que serás

toda mi guía

en la luz que se abre

entre tanta tiniebla.

Mi mano se aferra

con fuerza a la tuya.

Con miedo al abismo

de la propia existencia.

Sé que siempre

estarás ahí,

Acompañando mi vida

hasta el adiós

que separe tu vida

de la mía.

Y siempre estarás

en mi corazón.

Corazón que late,

gracias al tuyo.

Y que me dió la existencia!

Te quiero madre.

7 Me gusta

Amigo poeta, me permito llamarte amigo porque me he identificado con tus versos. Tu poema es amor encapsulado en cada palabra.
Felicidades.:heart:

Felicidades por este homenaje a tu madre.
Saludos. Javier

Gracias por tu agradable comentario!
Javier

Gracias Marta! nuestra madre siempre presente en nuestro corazón
Javier

1 me gusta

Un poema precioso, sin exceso de sensiblería, y muy intenso. Bravo! Abrazo!

Muy hermoso y entrañable!! Bellos versos para tu madre! :rose::rose:
Un saludo, compañero.

Precioso y delicado poema, una hermosura hacia el ser más eterno y más incondicional, una madre!!!

Gracias querida amiga por compartir este homenaje!
un saludo entrañable
Javier