Hierro fundido

Hierro fundido
brotaba de tus labios esa tarde
al decirme cuánto me querías:
me abrasaste con tu negro pelo,
me abrasaste con tu blanca carne,
me abrasaron tus manos ardorosas
y me abrasó, también, tu tierno talle.

Yo caí, abrasado y tembloroso,
prendido entre los lazos de tu hambre
y te pedí, con voz entrecortada,
que aceptaras un poco de mi sangre.

5 Me gusta

Tremendo poema de amor y pasión…no hay huesos en este escritos.

Me gustó.

Saludos

1 me gusta

Gracias amigo poeta!

1 me gusta

Muy pasionales versos, caer rendido ante el deseo!!!:hugs::hugs:

1 me gusta

Ecos poéticos de una pasión intensa y ardiente, simbolizada por el hierro fundido que brota de los labios del ser amado.

En tus versos se percibe la entrega total que tan bien expresas a través de tus sensuales y vívidas imágenes retóricas.

1 me gusta

Muchas gracias, @Minada . Así es… Sin pasión, qué es el poeta? Un saludo.

1 me gusta

Muchas gracias, @AljndroPoetry por tu acertado análisis, como siempre. Un saludo muy cordial.

1 me gusta

Mucha pasión en esos hermosos versos…momentos en que arde la vida.
Hermoso poema!:revolving_hearts:

Abrazos, Luisma. Sorpresa de encontrarte aquí, amigo!:hugs::heart_eyes:

1 me gusta

Muchas gracias, Maria. Un abrazo.

1 me gusta