Herencia

Yo moriré escribiendo
y espero que después de eso
alguien atesore mis escritos
con tanto amor como yo.

Si he de dejar mi herencia
tú no solo eres el tesoro
si no el albacea de todo
lo que es mi posesión.

Mi mundo,
mi pequeño mundo gigante
está contenido en tu ser infinito,
donde nazco y perezco,
donde florezco y marchito.

Morir a tu lado
es la última prosa
que quiero hacer,
cantar,
decir,
escribir.

Poner punto final a mi existir
con un beso de amor
tuyo en mis labios,
la promesa de eternidad
más real que podría desear.

Todos los días escribo en el papel
y en el corazón sobre tú y yo.

7 Me gusta

Hermoso poema desde el corazón, Aurora. Un abrazo!

1 me gusta

Me he emocionado… Gracias! :heart:

1 me gusta

Hermosas ustedes dos @mariaprieto @Tali. ¿Qué más podemos dejar como herencia los que escribimos? Ahí está todo lo que somos…así lo veo. Abracitos.

2 Me gusta

Magnífico…una herencia que escapa del objeto deseo y se pocesiona del objetivo infinito. Me gustó ese fraseo intermitente en la estrofa cuatro: « cantar/decir/escribir. » sugiere un cambio de pausa en el ritmo y una variante en la escansión. —Apalusos.

1 me gusta

Gracias querido @ludico1964 por tu apreciación.

1 me gusta