Guárdame un beso

Guárdame un beso,
dijiste en mis oídos
aquella tarde.

Éramos jóvenes,
teníamos futuro
y nos amábamos.

Y te guardé,
el beso entre mis labios
por muchos años.

De vez en cuando
venías a catarlos
y compartíamos.

Era bonito
vivir aquella escena
tan añorada.

Pero lo hicimos,
vivimos y soñamos,
sin darnos cuenta.

¡Qué juventud
tan llena de ternura
que ya pasó!

Ahora, el otoño,
desgrana sus colores
en nuestros ojos.

Y recordamos
los besos y los versos
de aquel poema.

Fuimos nosotros,
decimos sin palabras,
y aquí volvemos.

Porque el otoño,
lo mismo que el invierno,
es poesía.

Rafael Sánchez Ortega ©
26/01/23

4 Me gusta

Gracias por tu comentario y esos versos de Rubén Darío, Alfonso.

1 me gusta

Ahora, el otoño,
desgrana sus colores
en nuestros ojos.

Y recordamos
los besos y los versos
de aquel poema.

Fuimos nosotros,
decimos sin palabras,
y aquí volvemos.

Bello poema poeta.

1 me gusta

Gracias Aljndro.

1 me gusta