Grita la desigualdad

Los hombres arrastran su amargura,
las mujeres gritan su pena
queriendo compartir amargura y pena
de macho y hembra con complicidad,
hembra y macho a partes iguales,
desde la atalaya del acervo poder
que la historia les ha dado.

Ellos –los hombres- miran a ellas;
a la mitad que les dio la vida,
que en nueve meses
gestaron su ser de macho,
con voz desgañitada reclaman
la igualdad de la desigualdad.

Ellos, ciegos sordos,
sordos que no hablan
prometen compartir
amargura, añoranza
y la pena del pesar,
que cada uno
se lame la suya.

Las mujeres son ovejas sin sombra,
con el lomo encorvado y desgastado
de arrastrar su pena
y la de los machos engreídos
que son perros de piedra fría
que ladran o aúllan
para que las ovejas vuelvan
al redil acostumbrado.

Cuando ellas-las mujeres-
solo quieren paridad en su caminar,
por eso gritan a la luna
para que despierten los amos
de los bienes de todos,
que con su cincel rompen
paridad y complicidad
transformándolas en promesas rotas
que en el tiempo sin tiempo pegaran.

Ellas hartas de esperar
las promesas que le hacen
en el tiempo del lamento
amenazan con vigilia
en la escarcha del día,
si igualdad no pasa
de promesa a realidad
real en el mato del destino.

La desigualdad grita, llora y pelea
por la igualdad que se les niega
en las promesas del viento del mediodía,
porque en la igualdad la amargura y pena
no son pena, ni amargura,
con complicidad y compañía
entre hombre y mujer
entre mujer y hombre.

Poemario Trinchera Infinita
Pippo Bunorrotri.

3 Me gusta

Desde mi perspectiva tu poema profundiza en la desigualdad de género y la búsqueda de igualdad en la sociedad.

Hábilmente describes la lucha de las mujeres por la paridad y denuncias la promesa incumplida de igualdad.

Así, tu voz poética destaca la importancia de la compañía y la complicidad en esta búsqueda.

2 Me gusta