Fratello

Siempre amé ese atisbo a lo fértil en el nido de la soledad artística
esa feraz efervescencia
en el juego de la caoticidad palabral
¿Cómo lo llaman?, ¿causalidad fortuita?

Ahora…
miro con una atónita indiferencia epitelial casi ‘disgustiva’ e ‘impotenciada
la materialización de la soledad viva en las acciones de la carne
en los hábitos
los modos
esos enroques que a diario estrategiamos durante el día
cambiaron los sonidos de toses y quejidos mudos
cambiaron las sombras y las acostumbradas luces.

La casa pequeña
ahora me queda, ¡¡¡tan grande!!!

Me refugio en las arrodillaciones místicas.

Intento desterrar los vicios carnales que me susurran a entrepierna
llenando quizá —con lo intangible del amor de Dios— el vacío de mi vaso “fratello”.

Aquel abrazo de angustia en busca de un respiro llano, fue tristemente nuestro último contacto
ese día…
no era Nochevieja
ni tampoco seis de diciembre.

Creo que los dolores están hechos de empantaletados encajes raros
tan… inllóridos
tan secos y ermitaños
como yo.-

Chane García.
@ChaneGarcia.

3 Me gusta

La casa pequeña
ahora me queda, ¡¡¡tan grande!!!
.
Me refugio en las arrodillaciones místicas.
.
Intento desterrar los vicios carnales que me susurran a entrepierna
llenando quizá —con lo intangible del amor de Dios— el vacío de mi vaso “fratello”.

El poema todo es como una prosa de fino arte de alfarero. Destacaría el poema todo, tan reflexivo, tan introspectivo, tan místicamente filosófico.

Hay una trascendencia de lo físico a lo metafísico. De lo básico natural a lo sublime supranatural.

Magnífico todo.

1 me gusta