Fragmento de un diario - Día 12

Ahora vamos tú y yo.
Somos dos y nos miramos de vez en cuando.
Sonreímos y unas veces hablamos
y otras no decimos nada.
Son momentos en que sobran las palabras.
Quizás nos preocupamos más de respirar bien,
que no nos falte el aire.
Y así, cuando subimos un pequeño repecho,
hacemos alguna parada para coger fuerzas,
para tomar aire, para no cansarnos
y, también, para mandar con nuestros labios
un soplo de brisa a la cara que tenemos cerca,
y así, abrir una sonrisa en sus labios.

Pero ya queda poco.
Estamos casi llegando.
Merece la pena el esfuerzo, ya lo verás.

Con suerte, vamos a llegar antes de atardecer
y así podremos ver como se marcha el sol
y como se despide,
dejándonos sus últimos rayos en las rocas de la montaña.

Es un espectáculo maravilloso.
Yo le conozco.
Le he visto y le he vivido,
pero tú lo vas a ver por primera vez.
Igual que luego,
una vez que el sol se ha marchado y despedido
podrás ver y contemplar como salen las estrellas,
como el cielo se puebla de infinitas luces pequeñitas
que mandan mensajes,
que se hablan entre ellas
y seguro que te vas a quedar mirándolas
y hasta hablándolas,
pidiéndolas que te digan algo
y que te confíen sus secretos.

Entonces buscarás mi mano
y yo tomaré la tuya.
Viviremos ese momento y ese instante,
intensamente.
Sentiré como te estremeces,
y tú sentirás mi sangre acelerada
mientras acaricio tu mano,
mientras te miro,
mientras veo a través de tus pupilas,
a ese cielo y a las estrellas.

¡Mientras te beso!

Rafael Sánchez Ortega ©
26/03/20

5 Me gusta

Hermoso texto! Me gustó mucho, compañero. Un saludo.

Gracias mariaprieto
Un saludo.

1 me gusta

¡Precioso, Rafael! :clap::clap::clap::clap:
¡Gracias! :+1:

Gracias Salpernog.
Saludos.

1 me gusta

Hermosos versos. Bellísimo poema. Saludos poeticos

Gracias Silencio. Un saludo.